diciembre 10, 2013 9:28 am

El reto es seguir en lo más alto

Cerrada su temporada más exitosa en años con la fiesta mayor en Guayaquil, al Emelec se le plantea ahora un reto mayor que el de poner fin a su larga sequía. Dirigentes, cuerpo técnico y jugadores deben gestionar adecuadamente su propio éxito si no quieren descalabrarse en 2014. Para seguir en lo más alto, les conviene tomar nota de los errores que otros cometieron en el pasado.

El mejor ejemplo lo tienen cerca. El Barcelona, campeón en 2012, se vino abajo en cuestión de un mes, hipotecando desde el arranque sus opciones de revalidar el título nacional y cayendo a las primeras de cambio en los torneos internacionales.

La pérdida de jugadores clave y la desmotivación de unos futbolistas que ya han saboreado la victoria se antojan como los obstáculos que pueden alejar a todo campeón de la cima conquistada.

“Hay que concienciar al jugador de que va a recibir muchas aclamaciones, pero no debe despegarse del piso. Hay poco tiempo para descansar y preparar el campeonato, el futbolista no puede festejar más de lo necesario. Viendo la mala experiencia de otros, habrá que presionarles para que no se entreguen al triunfalismo”, opina en conversación con EXPRESO el técnico ecuatoriano José María Andrade.

En el mismo sentido se expresa el argentino Juan Urquiza, que entrenó al Bombillo en 2008. “La dirigencia y el técnico sabrán qué hacer para que nadie se relaje”, dice. “Hay que alimentar la ambición en el día a día y mantener claro el objetivo. Pero el equipo es joven y ambicioso, no creo que se afloje como ha pasado con otros”.

Reestructuración. Mantener viva la llama del plantel no es el único reto azul. Una de las claves del éxito del Emelec ha sido el trabajo a largo plazo, la conservación de una misma base de jugadores durante cerca de un lustro.

El buen rendimiento de sus cracs no ha pasado inadvertido en el extranjero y el equipo corre el riesgo de verse desarmado. Como mínimo, perderá a algunas piezas clave. Marlon de Jesús se fue a México (Monterrey), a donde le seguirá ahora Enner Valencia (Pachuca). No se sabe si se les sumará Achilier, y otros, como Gaibor o Pedro Quiñónez, son susceptibles de recibir buenas ofertas. Wila, Zumba y Francis se irán con menos ‘flashes’.

“Siempre se van los mejores. Hay que trabajar con anticipación para reemplazarles”, advierte Andrade. “Se van por su futuro y también por el bien del club. Para tener objetivos también hay que tener dinero”, añade Urquiza. “El Emelec tiene que vender para poder reforzarse. Será obra de Quinteros preparar a los que vengan para que estén a la altura”.

Más allá de cubrir las posibles bajas, al argentino le gustaría que los eléctricos se reforzaran con un par de volantes creativos. Andrade, por su parte, cree que necesitan un central “con más dinámica y velocidad que Nasuti”, un lateral derecho “que aporte más ofensivamente que Narváez” y un delantero centro para cubrir o acompañar a Stracqualursi.

Muchos nombres han sonado como posibles refuerzos del Bombillo, desde Escalada (Manta) hasta Morante (Liga), Charcopa (Cuenca), Pineida (Independiente), Ordóñez (Barcelona), Checa o Bolaños (Quito).

Nassib Neme, el idolatrado presidente del club, confirmó ayer que se harán “pequeños retoques” con vistas a mejorar lo presente, buscando pelear incluso por ganar la Libertadores. Todo un reto, propio de titanes.

 

Fuente: Expreso

   
   157 views